EN SU PRIMER AÑO DE MÚSICA, “MARCA TU RITMO” INAUGURA LA PARTICIPACIÓN DE LAS ASOCIACIONES VECINALES EN LAS FIESTAS DE USERA

MARCA TU RITMO Usera Asociación de Vecinos La Unión de Almendrales

Durante este curso, hemos realizado una fuerte apuesta por la incorporación de la percusión en los programas de intervención que llevamos a cabo, con el objetivo de diversificar nuestra oferta gratuita de formación y práctica musical colectiva, responder a las inquietudes de los niños y jóvenes con los que trabajamos y abrirnos a más comunidades para favorecer el acceso y la participación cultural, la inclusión y el desarrollo a través de la creación artística.

MARCA TU RITMO Usera Asociación de Vecinos La Unión de Almendrales

Así, en octubre lanzamos “MARCA TU RITMO”, una serie de talleres de coro y percusión en Usera (Madrid) destinados a ofrecer a los menores del distrito un lugar en el que crecer y compartir experiencias exitosas en torno a la música. En colaboración con la Asociación de Vecinos la Unión de Almendrales y con el apoyo del Ayuntamiento de Madrid, enmarcada en los conocidos como Planes de Barrio, la iniciativa ha acogido a 60 chicos y chicas del barrio durante este periodo.

El pasado 16 de junio, la agrupación inauguró la participación de las asociaciones vecinales en las Fiestas de Usera con un concierto que implicó a familias y vecinos y nos dejó imágenes como éstas:

MARCA TU RITMO Usera Asociación de Vecinos La Unión de Almendrales

 

 

 

RUBÉN COVA: 3 CLAVES PARA LA TRANSFORMACIÓN SOCIAL A TRAVÉS DE LA MÚSICA

Rubén Cova - Primer día de seminario orquestal FASM

Del 15 al 18 de junio recibimos la visita de Rubén Cova, profesor fundador de “El Sistema”, y de su mano afinamos las últimas notas del Concierto de Verano de las Orquestas de Acción Social por la Música.

Fue un fin de semana de muchísimo aprendizaje, en el que fuimos alumnos y maestros, y los miembros de las agrupaciones orquestales promovidas por la fundación tuvieron la oportunidad de recibir un importante impulso para culminar este curso de transformación social a través de la música bajo la batuta del maestro Rubén Cova.

 

La primera sesión, que se celebró la mañana del viernes día 15 de junio, sentó las bases sobre las que los Maestros Agentes de Cambio (MAC) de FASM trabajarían en los próximos ensayos con los chicos y chicas que forman parte de las orquestas y que, una vez más, se reunían en el Núcleo Tetuán para tocar juntos.

El objetivo de estas orquestas es que sus integrantes toquen juntos. Para ello, es fundamental enseñarles a escucharse los unos a los otros”, explicaba Rubén Cova a los maestros; “ésta es nuestra innovación: la práctica musical colectiva. Así, se genera una comunidad en la que todos pueden aprender”. De este modo, introducía una de las claves de nuestro modelo de intervención social, y enlazaba de manera natural con otro elemento esencial: juntos, lo hacemos mejor.

Rubén Cova - Primer día de seminario orquestal FASM

La comunidad es una realidad muy poderosa para la formación musical y, lo que es aún más importante: para la formación de la propia persona, su crecimiento como ser humano, su desarrollo pleno en medio de su ambiente, a pesar y con sus circunstancias concretas”, insistía.

Rubén Cova recurrió a su experiencia particular a lo largo de décadas de dedicación durante las cuales ha apoyado la creación de orquestas pre-infantiles e infantiles, juveniles y profesionales, en diferentes países. Más allá de las fronteras y los años, insistía en que “nunca podremos adivinar quién es el muchacho que tenemos ante nosotros“.

Rubén Cova - Seminario orquestal FASM

El maestro explicaba que, algunos de los últimos estudios e investigaciones que habían llevado a cabo, destacaban la idea (en un principio, inaudita) de que el talento no existe, y lo explicaba de la siguiente manera: “En un primerísimo momento, no tenemos conciencia de nuestra destreza a la hora de realizar una tarea; tal vez, una tímida intuición, un fuerte deseo… Sin embargo, es el momento en que alguien nos mira y nos confirma tú tienes talento, cuando realmente nace en nosotros. Sucede porque alguien, estando fuera, descubre algo en lo profundo de nuestro ser, y comienza a creer; sucede porque alguien nos reconoce y sólo así podemos, nosotros mismos, reconocer nuestra capacidad“.

De este modo, Rubén Cova insistía a los MAC de la gran responsabilidad que han de asumir en el desempeño de su labor diaria: “Detrás de cada instrumento, hay un ser humano; tenemos que decidir quiénes queremos ser para ellos”. Y es que este es uno de los principios vertebradores de nuestra visión: “la creencia de que todos los niños y niñas pueden“.

EL MUNDO GIRA A GOLPE DE CANCIÓN

La vuelta al coro y a la orquesta espantan la monotonía de la rutina y llenan los días de un ritmo nuevo. Pasados los meses de verano, inauguramos el curso en Acción Social por la Música celebrando reencuentros y dando la bienvenida a tantos niños y niñas para los que, de repente, el mundo gira a golpe de canción.

Así lo hemos vivido a lo largo de esta semana, cuando nuestros núcleos de actividad han empezado a vibrar con la emoción de compartir una vez más. Los chicos y chicas de los coros y las orquestas han crecido y nosotros con ellos: más de 300 menores, sus familias y miembros de la comunidad, ya han experimentado un antes y un después desde que la música llegó a sus vidas a través de este proyecto.

Entre los más veteranos de las orquestas se sucedían las miradas de complicidad mientras las notas se contaban su alegría por volver a tocar juntos. Los recién incorporados abrazaban, por primera vez, un instrumento: “¿Todos podremos tener uno?” preguntaban con ojos chispeantes; “Sí”, aseguró el MAC (Maestro Agente de Cambio) Carlos Fontán, “¡habrá instrumentos para todos!”. Y empezaron a dar saltos y a chillar de emoción chocando las manos.

También era la primera vez que algunos niños y niñas se atrevían a cantar. Venciendo cualquier miedo, entonaban el principio de una melodía jamás escuchada. Dejó de importarles quién venía de la clase de 6ºA y quién de 1ºB, o si jugaban a un lado u otro del patio, para conocerse y hablar de sus sueños: “De mayor, quiero ser cantante. Por eso estoy aquí, para aprender y hacerlo muy bien”.

En esta ocasión hemos vuelto a comprobar el efecto de contagio que generamos cuando creamos música juntos y la compartimos con los demás. Cada vez más chicos y chicas se suman a las Orquestas y Coros de Paz y, apenas iniciado el curso 2017-2018, ya se han abarrotado los espacios de encuentro y ensayo.

Lo mismo ha sucedido en el Aula Social del Teatro Real de Madrid donde, enmarcado en el Programa Social del coliseo de la ópera, llevamos a cabo nuestro Programa de Acción Especial y colaboramos con  Fundación ANARFundación Síndrome de Down MadridFederación Autismo MadridFederación Española de Padres de Niños con Cáncer y Fundación Víctimas del Terrorismo.

El Coro de Manos Blancas regresa con ganas de seguir bailando la vida y, de la misma manera que el Coro Vocal y la actividad instrumental, acoge a sus nuevos integrantes con los brazos abiertos.

Como éstas, el resto de las actividades que proponemos son posibles gracias al trabajo en red y la colaboración estrecha con nuestros aliados como Ayuda en Acción, Fundación Repsol o Fundación Profesor Uría; así como a iniciativas como la Red Solidaria Bankia o el Día Solidario del Grupo CIMD y el apoyo de Amazon España, Kreab, Willie’s Cacao y ProyectArte. El principio de colaboración es un punto clave en la visión y el proceder de Acción Social por la Música, que favorece la sostenibilidad a lo largo del tiempo, el impacto de nuestras acciones y el éxito de nuestra misión.

LLEVAR LA BATUTA

Acción Social por la Música fomenta la formación de sus miembros como clave de su compromiso con el desarrollo de cada profesional y con la excelencia de su labor con los niños y niñas, sus familias y comunidades.

El pasado viernes, 21 de abril, se celebró el último de los talleres de dirección en los que los Maestros Agentes de Cambio (MAC) han participado a lo largo del curso. “Estos talleres constituyen una oportunidad para crecer como músico, conocer y adquirir herramientas y habilidades para liderar diferentes proyectos pedagógicos”, reconoce Javier Ulises Illán (Director del Área Instrumental de la Fundación), encargado de impartir las sesiones.

Reciclarse y continuar evolucionando es algo más que un proceso necesario para adecuar las propias acciones a la realidad y ofrecer la mejor respuesta posible a las demandas de las personas con las que trabajamos. Mariana Aranguren, miembro de la Comisión Pedagógica de Acción Social por la Música y MAC, considera que el proceso va en línea con los valores de la propia entidad: “No conformarnos con lo que sabemos hasta ahora, sino prepararnos y adquirir las herramientas idóneas para cumplir nuestro cometido, va en consonancia con aquello que queremos transmitir a los niños y niñas de las orquestas: la disciplina, el esfuerzo, la actitud constructiva y de superación… De esta manera, enseñamos también con el ejemplo”.

Algunos de los MAC participantes en los talleres de dirección de FASM. De izquierda a derecha: Miguel Rocha, Inés Méntrida, Javier Ulises Illán, Marina Arcos, Carmen Luzón, Carlos Fontán y Mariana Aranguren

Al otro lado de la batuta

Indicar la entrada de una sección por favor, agradecer una interpretación, son detalles que ponen de manifiesto que el director de orquesta es, en primer lugar, un armonizador: “Más que medir un 4/4, lo primero es encontrar un lugar para todos en el escenario, coordinar, guiar, y situarse como referente ante los instrumentistas. Sólo entonces es posible hacer música”, declara Carlos Fontán, MAC.

Un giro de 180º pocas veces tiene tal trascendencia. “Al principio te invaden los nervios; después, se abre ante ti un mundo nuevo”, afirma Carmen Luzón, voluntaria en el equipo de MAC; “La batuta comienza siendo como una especie de prótesis; poco a poco se convierte en parte de ti… Es lo que corresponde a esta nueva etapa”.

Y es que los Maestros Agentes de Cambio han recibido su primera batuta en estos talleres. Alfredo Ancillo, MAC, reconoce que desde niño soñaba con ser director: “De pequeño me ponía un disco y jugaba con un lápiz imaginando que dirigía una orquesta”. El violinista confiesa que, hace poco, pensó en comprarse una batuta pero declinó la idea porque consideraba que se trataba, más bien, de un don a acoger.

“Llevo estudiando viola toda la vida y me emociona tener entre los dedos mi primera batuta: no solamente por el paso que supone, sino por quién me la ha entregado: Javier Ulises Illán, un director con trayectoria y de los mejores en el panorama musical de nuestro país”, admite Fontán.

Por su parte, Illán encuentra en este gesto un signo del empoderamiento de los profesores, cada vez más preparados para desempeñar su misión. “Sin duda, pasar de utilizar las manos a poseer una batuta es un motivo de ilusión y, al mismo tiempo, de responsabilidad. La confianza depositada en nosotros y la apuesta por nuestra formación y capacitación espanta muchos miedos e inseguridades y nos dispone, definitivamente, a construir algo grande con los chicos y chicas que forman parte de las orquestas de Acción Social por la Música”, concluye la MAC Marina Arcos.